×
Hola es Lola en Facebook Hola es Lola en Twitter Hola es Lola en Youtube

Donde Lola

¡ZOMBIES DE CONCIERTO!

Recuerdo ir a los conciertos cuando solo existían dos tipos de entradas para comprar: Gradería y platea.

Al comprar uno decidía si se quería sentar (gradería) o si quería ¡¡VIVIRLO A FULL!!  Yo siempre quería platea, pero todo dependía del presupuesto del momento.

Lo mejor era ir a platea donde todos nos hacíamos una pelota al frente y cada quien tenía que ver cómo hacía para sobrevivir a esa guerra de brazos, sudor, saliva y ¡¡PASIÓN!!

Nos cantábamos todas las canciones de principio a fin y si era de bailar, ahí se trataba de mover aunque fueran las cejas, por que el campo que se logró por madrugar ¡ jamás se podía perder!

No importaba si el concierto era de Montaner o de metal, TODOS los conciertos se vivían a gritos, a brincos ¡A MORIR!

Luego, todo cambió y llegaron las entradas VIP, las diamante, los teléfonos inteligentes, las tablets y peor aún ¡las transmisiones en vivo!

Ahora mucha gente no canta ¡¡¡POR QUÉ ESTÁN GRABANDO!! mucha gente no baila, por que están sentados. Mucha gente no ve, por que las tablets le tapan. Mucha gente casi ni respira, por que ¡¡ESTÁ TRANSMITIENDO EN VIVO!!

Si uno no es un periodista, que debe llevar ese material al medio ¿¿¿PARA QUÉ PIERDE EL CHANCE DE VIVIR EL CONCIERTO POR ESTAR GRABANDO???

Entiendo que alguna canción que signifique algo especial, o tomar algunas fotos sean para recordar el momento ¡PERO NO TODO EL CONCIERTO! ¡Y MENOS CON FLASH!

Total, muchas veces esas grabaciones quedan fatales, y uno las termina borrando por que le ocupan mucho espacio en la memoria del teléfono.

Por dicha aún existe gente, a la que le vale un rábano estar a la par de un poco de zombies y disfrutan el concierto como si el mundo se acabara luego de él.

Sí, como Lady Flans y Lady Ana Gabriel ¡LOS AMO!

Esa gente, es la que se va para la casa, sabiendo que le sacó el jugo a la entrada. Ahí van, afónicos, sudados y con las mejores vivencias en el cuerpo que aún vibra. Les vibra el alma, no solo el celular.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡La dejó el tren!

Recuerdo que cuando era pequeña y escuchaba a mis tías hablando de alguien que la dejó el tren, me imaginaba eso, a alguien que no había llegado a tiempo para tomar el tren. Luego ya caí en cuentas, que hablaban de mujeres que no se habían casado, o formado familia a una edad que para [&hellip... ver más...

Congojas femeninas

Ser mujer es hermoso, pero ¡las de congojas que pasamos! veamos algunas, de esas livianas, de las que nos pasan cualquier día de la vida: -Que se nos abra un botón y andemos con todo al aire. Me ha ocurrido más de una vez y lo que me avisa es la mirada indiscreta del que […] ... ver más...

Secciones