El amor, una artesanía hecha a mano.

El amor, una artesanía hecha a mano.

Mi amiga Marcela, escribe muy lindo y quiero compartirles lo que escribió del amor hecho a la medida, de ese amor que yo disfruto y que por eso, sentí tan certera su nota.

¿Vos te has sentido alguna vez así?

PUBLICIDAD

Leamos a Marce:

Los fines de semana por lo general aprovecho para hacer todos los mandados que entre semana nunca logro hacer o terminar con calma. Sin embargo estos últimos fines han estado tan llovidos y tan fríos que he preferido quedarme en la casa viendo tele, leyendo y escribiendo un poco.

Pasando canales, por que a ratos extraño la capacidad de sorprenderme que aun tiene la televisión, el otro día me topé con un programa sobre la evolución de la industria de la moda, centrado específicamente en las casas de alta costura, italianas y francesas.

Quedé hipnotizada con el programa, no solo por la calidad de la producción en sí del documental y cómo lo estructuraron entre desfiles, entrevistas, tours por los “ateliers” y conversaciones con los diseñadores, sino, porque además pude ver por casi dos horas seguidas, cómo literalmente la alta costura es crear y darle forma a algo, a partir de una idea en la cabeza de alguien. Es decir: es arte puro.

La alta costura es crear a partir de la figura humana, que es la que inspira y permite moldear y materializar esa creación conceptual, salida del sentimiento y de la emoción del diseñador.

Es más, la alta costura sin la figura humana no sería nada, porque aunque se puede dibujar y tallar un diseño sobre un maniquí, jamás es lo mismo verlo vivo caminando y traído a la vida sobre un cuerpo humano.

Literalmente los diseñadores y sus equipos una vez que la modelo se pone el vestido, empiezan a recortarlo encima de ella con las tijeras. Le ajustan la prenda metiéndole los alfileres casi que en la cintura y en los brazos. Le hacen puntadas metiendo y sacando la aguja a veces a milímetros de las nalgas, a veces rozándole el cuello y otras veces hasta rasgándole los pechos. De hecho ella parece flotar mientras todos logran calzar la prenda, pareciendo ni estar ahí, pero sí lo está, y está haciendo lo más importante de todo: dejándose tallar. Dejándose esculpir. Ella y el vestido son uno.

“Cada mujer debe usar algo sublime, especialmente hecho para ella” … dijo una de las modelos, mientras la maquillaban.

Me sonó tan romántico y lo sentí tan cierto!

Viendo eso, de repente pensé que justamente así es como es, o como ha sido el amor cuando nos hemos sentido realmente felices. “Hecho a la medida, especialmente para nosotros”.

Me di cuenta también que mi fascinación con el programa tenía que ver realmente con eso: con todas las similitudes que le estaba encontrando a la alta costura con el amor y con los deseos más profundos de nuestro corazón.

Estaba encantada viendo como con paciencia y cuidado se logra traer a realidad todo eso con lo que soñamos, si se usa la imaginación y si le ponemos atención al detalle.

El amor es como una “artesanía hecha a mano”, pensé. Requiere de dedicación y tiempo para construirse y para volverse fuerte. Es una criatura que nace de la pasión y del deseo, pero que muere si no se le nutre de cosas menos etéreas y sublimes. Necesita conversar, reírse, llorar, comer, pelearse y volver a encontrarse. Necesita verse sin maquillaje, en pantuflas, de mal humor y hasta enojado para poder volver a reírse y a sentirse conectado. El amor necesita fluir como la vida misma, con sus altos y bajos para mantenerse a salvo, para estar en constante evolución y para no marchitarse. El amor es un ser vivo, necesita moverse y vibrar.

El amor, sobre todo, debería ser ese espacio y ese lugar donde las cosas son a la medida especialmente para nosotros, sin importar cómo se ve desde afuera o si a los demás les funciona o los hace felices.

Ojalá todos podamos disfrutar en nuestro paso por esta vida lo que se siente tener un amor así “hecho a la medida” y tener consciencia de que ese es cuando lo estemos viviendo.

 

Tiene razón Marce, un amor a la medida, se siente tan bien como ese vestido que nos quedó perfecto desde el principio, y que aunque se ponga viejillo, lo amamos más cada día.

 


San José será un museo a cielo abierto.

San José será un museo a cielo abierto.

¿Un 2018 para olvidar o recordar?

¿Un 2018 para olvidar o recordar?

Libros de poemas para dedicar

Libros de poemas para dedicar

Esa condenada zona de confort

Esa condenada zona de confort

Mis recomendaciones en Netflix

Mis recomendaciones en Netflix

ENCANTO de pies a cabeza.

ENCANTO de pies a cabeza.

Señorometro musical

Señorometro musical

¿Qué va a cantar Chayanne?

¿Qué va a cantar Chayanne?