×
Hola es Lola en Facebook Hola es Lola en Twitter Hola es Lola en Youtube

Lola Escoge

¡¡SE ACABÓ!!

¿Cuántas veces posponemos decisiones por no hacer problemas?

¿Cuántas veces agachamos la cabeza ante el jefe, la pareja, la familia? ¿cuántas? ¿cuántas?

¿Y por qué lo hacemos? puede ser por necesidad, apego o temor.

Temor a perder un trabajo, un amigo, la pareja, la relación familiar y principalmente ¨la normalidad¨

¿Pero cuánto cuesta esa ¨normalidad¨? ¿nuestra dignidad? ¿nuestra felicidad?

Aceptar que algo se acabó y que no hay marcha atrás cuesta lágrimas, cuesta noches en vela, cuesta dolores de cabeza, cuesta tener una conversación profunda con nosotras mismas para aclararnos.

Y justamente ahí está el asunto, pasamos tanto tiempo ocupadas en todo menos en nosotras, que ni tiempo para la introspección tenemos. Hasta que algo lo detona todo y se nos cae el mundo por segundos.

Esos segundos son ráfagas de verdad pasando frente a nuestros ojos, son palabras ahogadas que al fin encuentran salida. Son esas noches en vela, son esos malestares que nos venían pesando.

La recompensa viene con el desahogo del grito de ¡ALTO! y con la paz que queda en el cuerpo cuando se saca de la garganta lo que venía estorbando, doliendo.

Cuando se reconoce el punto de quiebre, afortunadamente no queda más que ver hacia adelante, con toda la fe y la esperanza que da el saberse dueñas de NUESTRA VIDA.

La verdad siempre nos hará libres, no es una frase quemada, es una realidad que muchas veces nos cuesta ver.

¡VALIENTES! que la vida es para las que se atreven a ponerle un alto a lo que no funciona.

 

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡Novelas de Conquista!

Y no estoy hablando de telenovelas, si no de libros que nos hacen viajar en el tiempo, en historias basadas en los años de la conquista española  a América, en la cual por supuesto el amor y el odio se entremezclan. Donde se presentan mujeres indígenas, mestizas, europeas y criollas que algo ti... ver más...

¡La hora del disfraz!

Con los disfraces hay un asunto ¡SIEMPRE SE CORRE! uno lo deja para el final y luego toca ponerse lo que se encuentre. A mi me gusta disfrazarme, me hace gracia verme completamente distinta por lo menos una vez al año. De chiquitilla, mami me hacía todos los disfraces y diay ¡no se me quitó [&h... ver más...

Secciones