El Comité de Apoyo

El Comité de Apoyo

Hace unos años se me vinieron todos los males juntos. Un día me sentí demasiado mal, me dolían hasta las pestañas, así que fui al médico de la empresa, con la seguridad de que tenía quiebra huesos.

Al llegar al consultorio y exponer mis dolencias, la doctora me dijo: ¨Tiene mastitis y depresión¨

PUBLICIDAD

¿¿WHAT?? ¡¡NO PUEDE SER! ¿¿MASTITIS Y DEPRESIÓN?? ¡Con razón me dolía hasta respirar!

Ante tal diagnóstico, lo primero fue tratar la mastitis, pero bueno eso es algo que con antibióticos en pocos días ya uno está bien, pero ¿Y LA DEPRE?

¿Cómo voy a tener depre yo? No puede ser, yo sé que estoy pasando por un PÉSIMO momento de la vida, pero no tanto como para estar depresiva.

Pues sí, estaba fatal y lo había estado ignorando, así que la doctora me mandó a tomar antidepresivos. Si yo ya tenía depresión, se me incrementó al verme con esa receta en la mano.

Pasé todo el día dándole vueltas al asunto, repasando mis males y viendo como darles solución sin pastillas. Al día siguiente, busqué a la doctora y le dije que no me las quería comprar, que si había otra forma de salir de esto, por favor me lo dijera. Entonces ella me dijo: ¨Piense cómo era su vida antes de ser huérfana de padre, divorciada y mamá de bebé ¿qué la hacía feliz? Recuerde qué la llenaba y repítalo, hágalo ahora, así crea que no tiene tiempo ¡HÁGALO URGENTEMENTE!”

Volví a la casa, tan triste como lo había estado desde hace por lo menos un año, pero segura de querer salir de ahí. Pensé en lo que me había hecho feliz en el pasado y no me quedó la menor duda, de que mis amigos eran la cura.

Al día siguiente hice un llamado a mis amigos más cercanos, a esos que uno sabe sin lugar a dudas que van a estar ahí ante una situación como esas. No todos estaban claros de mis dolores de alma, así que hice una breve descripción de la situación, los puse al día y acordamos vernos cada miércoles.

Sí, cada miércoles, íbamos a un bar, nos sentábamos en circulo y empezábamos la sesión así: ¨Hola, soy Lola, esta semana me soñé con papi, lloré mucho cuando me desperté y he andado triste desde entonces, lo extraño mucho¨. Entonces cada uno me daba palabras de aliento y empezaba otro con su situación de la semana.

¨Hola soy Paula y ya no aguanto a mi marido, esta semana estuve a punto de decirlo, pero no pude¨.  ¨Hola soy Gerson y estoy harto de mi trabajo¨ y así Glen, Jessica, Joao, Sugey, Priscilla, Gatgens, Marcia, La Flak, Alonso, Achoy, Chispi, Tati, Jose…

Nos autodenominamos: ¨El Comité de Apoyo¨ y nos reuníamos cada miércoles.  En cada sesión hablábamos de lo que nos martirizaba y era como exorcizar demonios. Hay una magia increíble en eso de soltar lo que nos estorba en la garganta. Hay una energía sanadora, cuando nos rodeamos de las personas ideales. Hay una curación perfecta, cuando existe la completa disposición a estar bien, a no dejar que la oscuridad nos deje sin querer levantarnos de la cama cada mañana.

El Comité de Apoyo fue absolutamente fiel durante todo un año completo. Llegamos al día en el que ya casi no teníamos tema para tratar. Todos fuimos sanando, a punta de decir en voz alta lo que nos dolía, lo que nos generaba ansiedad, angustia y miedo. Claro que todo eso lo acompañamos de música, amistad, cervecitas  y muchísima complicidad.

Salí de mi depresión porque tuve la fortaleza para buscar AYUDA, cosa que muchas veces se nos olvida o decidimos ignorar.

Muy probablemente TODOS pasaremos en nuestra vida por épocas en las que pareciera que todo se nos vino en contra, pero debemos tener claro que son ETAPAS y que la mejor forma de enfrentarlas será dándoles la cara, no haciéndonos de la vista gorda y dejando que nuestro cuerpo y espíritu colapsen.

Busquen AMIGOS, busquen TERAPIA, busquen AYUDA, no extiendan los malos días, no alarguen la agonía.

Mi Comité de Apoyo me salvó, nunca voy a tener suficientes palabras de agradecimiento para mis amigos. Al día de hoy, aún lo hacen.

Acá les dejo el contacto de mi amiga la psicóloga Jimena Caballero: 8931 2749


San José será un museo a cielo abierto.

San José será un museo a cielo abierto.

¿Un 2018 para olvidar o recordar?

¿Un 2018 para olvidar o recordar?

Libros de poemas para dedicar

Libros de poemas para dedicar

Esa condenada zona de confort

Esa condenada zona de confort

Mis recomendaciones en Netflix

Mis recomendaciones en Netflix

ENCANTO de pies a cabeza.

ENCANTO de pies a cabeza.

Señorometro musical

Señorometro musical

¿Qué va a cantar Chayanne?

¿Qué va a cantar Chayanne?