Los tuyos, los míos, los nuestros

Los tuyos, los míos, los nuestros

Soy divorciada, tengo una hija y un novio. Él no es el papá de mi hija, pero la conoce desde que ella tiene 2 años y su amor es gigante. Ella también tiene a su papá y es un papá súper presente que nunca ni por un segundo pensó en dejarla ir.  Así que ella pasa su vida entre nosotros y su papá. 

Así como la mía, ¿cuántas familias más tenemos en el mundo?

PUBLICIDAD

La historia es muy común, a raíz de un divorcio o de una relación pasada, tenemos la fortuna de ser padres. Ese ser padres nos llena de alegría y felicidad, y lo más normal es que antes o después otra persona venga a ocupar el espacio que quedó libre en nuestro corazón y en nuestra casa.

Esa persona no solamente tendrá que lidiar con nuestros gustos y preferencias, con nuestra atención exclusiva y el amor que se pueda presentar entre una pareja. Esa persona tendrá que lidiar con nuestros hijos, así como nosotras con los de él, si es que los tiene.

La labor no es fácil ¡jamás lo será! y dependiendo de la edad en la que conozcamos a los niños y de las condiciones en las que haya sido la separación de sus padres, el asunto puede ser más o menos difícil.

¨Tengo una hija de 5 años y otra de 2, venían con mi marido¨ me escribió una chica un día de estos. ¿Ven lo hermoso? Dijo TENGO, no dijo: ÉL TIENE.

Y es que cuando vemos a los hijos de nuestra pareja, y ven a nuestros hijos como parte fundamental e inseparable nuestra, toda lucha vale la pena.

¿Cómo vamos a amar a alguien que no entiende nuestra labor materna? ¿cómo alguien nos va a amar si no apoyamos su labor paterna?

Somos seres integrales, no podemos ser solo la mujer hermosa que sale a tomarse una copa de vino un sábado por la noche con su pareja. También somos la que el domingo por la tarde se lanza del tobogán abrazada a su pequeñita. Somos la que trabaja, la que se divierte, la que disfruta del sexo y también de comerse a besos los cachetitos de su bebé. Somos toda en una, si nos quieren, nos tienen que querer en todas nuestras versiones.

Igual nosotras a ellos, ¿o es que solo amás a ese hombre cuando te toma entre sus brazos y te hace feliz? ¡Claro que no! también se les ama cuando se dejan maquillar por las niñas, cuando se disfrazan, cuando trabajan duro día día y así poder dar y tener una vida digna.

Conozco de casos donde las mujeres o los hombres, utilizan a sus hijos para lastimar a sus exparejas, donde los envenenan en contra de la nueva pareja de sus padres, con la única misión de arruinarle la vida a él y a ella, sin tomar en cuenta que también se la arruinan a sus niños.

¿Qué van a  esperar del amor esos niños cuando sean grandes? ¿qué van a saber de amor verdadero si lo único que vieron fue guerra?

Sí, es difícil y cada situación es un mundo, pero la paz no tiene precio. Si cambiamos nosotros, es muy probable que pasito a pasito, toda la situación cambie en nuestro entorno. Hay heridas que son muy recientes (se van a sanar), hay personas que disfrutan de lastimar. No seamos ellas, seamos un refugio de paz, un hogar y un gran corazón para nuestros hijos, para los de nuestra pareja y para los que de pronto un día tengamos juntos.

A mi hija nunca le faltó amor, en realidad tiene de más, ojalá así sea para todos los niños que al igual que ella, un día reciben en su vida a otra persona, que ama tanto a su mamá o a su papá, que el amor alcanza para todos.

Los tuyos, los míos, los nuestros, acá no hay diferencia, solo amor y una gran determinación de ser felices por parejo.


Curiosidades de La Casa de Papel

Curiosidades de La Casa de Papel

Alimentos que deberíamos reducir durante la menstruación

Alimentos que deberíamos reducir durante la menstruación

Ventajas y desventajas de la copa menstrual

Ventajas y desventajas de la copa menstrual

¿Cómo hablar de sexo con los adolescentes?

¿Cómo hablar de sexo con los adolescentes?

¿Usás esmaltado semipermanente? 5 tips IMPORTANTES.

¿Usás esmaltado semipermanente? 5 tips IMPORTANTES.

9 consejos efectivos para el resfriado

9 consejos efectivos para el resfriado

¡OJO CON LA VISTA!

¡OJO CON LA VISTA!

Aló ¿Por ahí anda mi niña interna? Me urge.

Aló ¿Por ahí anda mi niña interna? Me urge.