¡SOY GUANACASTECA!

¡SOY GUANACASTECA!

Esto podría ser una nota sobre todas las maravillas naturales que posee Guanacaste, sus playas, parques nacionales, volcanes, o bien de su historia, de las importantes batallas libradas en ese territorio o sobre los valiosos aportes que hace al país.  Pero no, prefiero aprovechar este espacio para que conozcan un poco de lo más valioso que tiene esta provincia, ¡su gente! porque no hay Guanacaste sin Guanacastecos.

PUBLICIDAD

Entonces ¿Qué significa ser guanacasteco? Es conocer a todos los vecinos y verlos como familia, no solo porque te darán de comer cuando te falte hasta la sal; sino porque si necesitan tomar un atajo, cruzarán la cerca de alambre y pasarán por en medio de tu casa sin permiso, sin ninguna pena, o como diríamos en mi pueblo, “como perro por su casa“

 

Y es que la confianza y el cariño hacia los demás es algo con lo que nacemos, nos encariñamos fácilmente, queremos quedarle y hacerle bien a todos, o al menos lo intentamos. Y qué les diré de los amigos de infancia… son para toda la vida, a pesar de la distancia, siempre estarán ahí cuando los necesites y cuando no, también estarán. Sí, muy bonito todo, mucho amor, pero que eso no los confunda, porque de tontos no tenemos ni un pelo. Lo cortez no nos quita lo valiente y orgullosos que somos de quienes somos, del lugar que nos vio nacer, nuestros pies descalzos y chorreados, de nuestras costumbres, las comidas y toda la riqueza natural que nos rodea.

¿Y qué nos dicen de trabajar duro? “ponerle bonito“ a todo lo que hacemos (aunque no nos guste o no queramos), si desde muy pequeños sabemos lo que es trabajar en “medio sol“ como buenos agricultores. En mi pueblo, en mis tiempo de infancia (no muy lejanos, por cierto) frecuentemente quitaban el servicio de agua, eso significaba sacar agua del pozo de la “Ucha“ (reconocida y muy querida señora que vivió sus años sirviendo a la comunidad y más allá) y no con una bomba, a pura fuerza. Sí, es que estos músculos no salieron de la nada, porque para sacar agua del pozo y luego cargarla en un recipiente de más de 10 litros en la cabeza, no era jugando, sin contar la fila que debíamos hacer esperado que “medio mundo“ llenara sus tarros. En fin, lo mejor de todo era llegar a casa con menos de la mitad del líquido porque el resto me lo echaba encima. ¡Que divertido!

 

Ahora entiendo porqué, hasta el momento, despierto todos los días a las 4 p.m. Desde muy pequeña, nunca necesité de alarma para despertarme y prepararme para ir a la escuela o colegio. Y no, no era el canto del gallo el que me despertaba, era el sonido de las palmadas de la tortillera, siii, la vecina que hacía tortillas, quien muy de madrugada comenzaba a trabajar moliendo maíz para luego hacer las tortillas, alimento que no falta en los hogares de “Guana“, alto en fibra, por cierto.

Todas esas experiencias son las que hoy nos dan identidad. Así como las famosas tanelas y rosquillas de Semana Santa, las cuajadas (un tipo de queso), los encantadores atardeceres, la comida hecha en fogón, la carreta con bueyes, las playas, las famosas fiesta de Santa Cruz, el son de la marimba que le pone ritmo a las celebraciones. Mi abuelo Plácido Cascante toca y fabrica este instrumento, por cierto.

Guanacasteco que se respeta tendrá su propia historia de: un ride al río, comer tilapia, ir a la milpa, jugar de monta de toros en las ramas de un árbol, andar de “pata caliente“ por el pueblo ¡La “correteada“ de una vaca! jajaja, eso si es adrenalina pura! Y ni qué decir de montar a caballo, que aún sigue siendo un medio de transporte importante, así como la bicicleta.

 

Esta es solo una pincelada del verdadero significado de lo que es ser cédula cinco. Por trabajo ahora vivo en San José, y cada vez que puedo me voy unos días a mi bella provincia, porque  no hay nada que pueda ganarle al gusto que me da pasar la tarde en el corredor de mi casa, a la sombra de un árbol, o en la playa viendo el atardecer. Eso sí, comiendo el pan casero de María de Jesús, o una chorreada con cuajada.

Cuando visiten mi provincia, no se queden solo con las bellezas de la playas ¡disfruten con mi gente!

¡Uyuyuy bajura!


¿Cómo identificar si tu hijo necesita anteojos?

¿Cómo identificar si tu hijo necesita anteojos?

EL PRIMER BESO

EL PRIMER BESO

Seducción a punta de pestaña

Seducción a punta de pestaña

Por mi enfermedad, un embarazo no podía ser, pero...

Por mi enfermedad, un embarazo no podía ser, pero...

Adoptamos y luego me embaracé

Adoptamos y luego me embaracé

MONTANER ES AMOR

MONTANER ES AMOR

Soy mamá primeriza.

Soy mamá primeriza.

Ser mamá en los tiempos del internet

Ser mamá en los tiempos del internet