Y volver, volver… ¡A la casa de los padres!

Y volver, volver… ¡A la casa de los padres!

De adolescente soñaba con el día en que agarraría maletas y me fuera vivir a un sitio donde no me dijeran: “Mientras viva acá, se siguen las reglas de este hogar”

Finalmente lo hice cuando  me casé y me tuve que adaptar a las reglas de otro hogar. Pero la obediencia nunca se me dio, y al final por múltiples razones me divorcié, ¡Y volví  a casa de mi madre! Ya mi papá se había ido a vivir al cielo.

PUBLICIDAD

¡Pero OJO! Porque ya no volví sola ¡tenía una niña de 2 años!

¿Cuántas historias así tenemos hoy en día? ¿Cuántas divorciadas y divorciados de vuelta a la casa paterna? ¡¡Y CON TODO Y BENDI!

Volver a la casa de los papás NO es fácil, no lo es.

Ya volvemos siendo otros.  Ya pasamos por el amor y el desamor. Ya la vida nos montó en una tagada y nos dio tantas vueltas que en algunas creímos no salir.

Al final salimos golpeadas, pero vivas y con ganas de seguir dando vueltas por el campo ferial.

El problema, es que en muchas de las casas de los papás el tiempo se detuvo y uno vuelve a encontrarse con ciertas cosas que ya NO le aplican. Además, muy probablemente van a querer meter mano en la educación de nuestros hijos. Ojo, que eso no ocurre en todos los casos, pero sí en la mayoría y ahí es donde uno se da cuenta que se salió de un problema para meterse en otro.

¡¡AY DIOS MIO POR QUE ESTA VIDA ES TAN DIFÍCIL!! Queremos gritarle a los cielos, pero no queda más que tragar grueso y darle gracias al universo por tener gente que nos apoya y una cama donde dormir.

Volver al nido, también tiene situaciones muy lindas como llegar y encontrar comida recién hecha, niño empijamado, a los hermanos que no se han ido, ni se irán o que también volvieron. Por momentos todo parecer ser como antes y se comparte mucho más tiempo con los que más nos aman.

Esta vuelta funciona muy bien para todas las partes, principalmente a nivel económico. Claro, porque ahora uno colabora con comida, pagando recibos y cosas así. Además como son varios salarios para una sola casa, hasta queda más dinero disponible para pasear o salir a comer rico todos los integrantes. A los abuelitos les gusta compartir con los chiquillos y fácilmente, si se logran acuerdos de crianza y respeto, pues es una etapa que se puede extender por años.

El respeto, ahí está la clave. Entender que todos somos otros y que las dinámicas deben cambiar, pero que nuestros padres siguen siendo la autoridad y que estamos en SU CASA.

Muchos estuvimos de vuelta por poco tiempo, únicamente el necesario para que las aguas se volvieran a acomodar. Yo terminé saliendo de nuevo, para vivir al fin aquel sueño de adolescente, un hogar con MIS reglas. ¡Pero de que es duro y caro es cierto! Eso no lo contemplaban mis fantasías adolescentes.

El nido que nos acogió de niños y también de grandes, es sin duda alguna algo que debemos valorar y agradecer, así como el amor de aquellos que nos siguen abriendo los brazos para darnos sopita caliente y palabras de amor en tiempos de tempestad.

¿El nido vacío? No que va, ahora casi todos los pollitos vienen de vuelta ¡Y con otros!


¿Quién es Román Macaya?

¿Quién es Román Macaya?

Tengo 27 días de saber que tengo COVID-19

Tengo 27 días de saber que tengo COVID-19

A MI BEBÉ LE DIO COVID-19

A MI BEBÉ LE DIO COVID-19

¡Yo he estado internada en la UCI!

¡Yo he estado internada en la UCI!

¿Quiénes son EXCEPCIONES a la restricción vehicular del 8 al 12 de abril?

¿Quiénes son EXCEPCIONES a la restricción vehicular del 8 al 12 de abril?

¿Cuáles sitios sí pueden abrir del 3 al 12 de abril?

¿Cuáles sitios sí pueden abrir del 3 al 12 de abril?

EL CLOSET Y LA TÉCNICA DEL VACÍO.

EL CLOSET Y LA TÉCNICA DEL VACÍO.

Soy esposa de un médico

Soy esposa de un médico