Los hombres «mamitas»

Los hombres «mamitas»

Son una realidad, pueblan nuestra tierra, y en muchas ocasiones son el terror de las relaciones de pareja ¡sanas! Estoy hablando de esos hombres que no dan un paso sin consultarle a su mamá.

También están las mujeres mamitas y las papitis, pero hoy vamos a hablar de los hombres codependientes a su madre.

Yo tuve un familiar ¡súper mamitas! él no hacía planes, ni decidía nada sin antes consultarle a su mami. Su esposa, sufrió los 40 años de matrimonio a la sombra de los deseos de lo que la suegra indicara. Por supuesto que tuvieron 50 mil problemas en los que al final, siempre salía triunfante “la mami”.

¿Cómo reconocer si tenés una pareja mamitas? Es muy fácil, algunos indicaron son:

-Numerosas llamadas diarias de la madre hacia el hijo y del hijo hacia la madre para cualquier situación cotidiana.

-Él aplaza o no realiza compromisos personales o de su nueva familia, por acompañar a mami a todo.

-Te minimiza en comparación con su madre.

-Nunca refuta los consejos de la mamá.

-Manifiesta inseguridad y falta de fortaleza para hacer cosas por sí mismo.

«En estos hombres, la dependencia con la madre es inconsciente y el sujeto no sabe como despegarse de ese sentimiento. Queda atrapado en los deseos de ella, atento a sus necesidades y la lealtad con su madre termina siendo mucho mayor que con sus parejas», explica la psicóloga Luca Godoy.

Para que un hombre pueda tener una relación sana con una pareja, necesita ser autónomo tanto física como afectivamente. Solo de esa manera podrá darle prioridad a su nueva familia.

«El problema se produce cuando las madres son demasiado absorbentes y posesivas con el hijo y se transforman como en una especie de “madre pulpo” impidiendo que alguien penetre en el vínculo con sus hijos. Aparecen como un ser todopoderoso, una figura autoritaria que siente que todo lo que él haga, ella lo debe supervisar y autorizar», agrega Godoy.

Es bastante común encontrar un hombre mamitas ¡y casarse con él! por lo que es importante que sepamos cómo actuar ante ésta situación.

-No caigás en el juego de las rivalidades. Terminar en un “o ella o yo” siempre es fatal para la relación.

-Con inteligencia y de a poco irle haciendo entrar en conciencia de su comportamiento. Preguntas como ¿Es necesario que le preguntes a tu mamá? En un tono que no suene a crítica, puede ser un inicio.

-Pequeños acuerdos entre madre e hijo, entre esposa y suegra, entre la pareja, son indispensables para superar la situación que genera incomodidad en toda la familia, pues es imposible ignorar las tensiones.

En algunos casos, el hombre conoce su dependencia, la madre también está consciente y existe un acuerdo tácito entre ellos. En este tipo de relación, lamentablemente la que sale sobrando es la esposa ya que ellos muy probablemente no tengan ningún interés en cambiar su situación.

Mi familiar nunca pudo encontrar un acuerdo, no se asesoró, los otros protagonistas de la telenovela nunca hicieron el más mínimo intento por cambiar su dependencia. Ella se resignó a ser la segunda y eso ¡NO ES VIDA! Hay que tomar acciones nosotras, no esperar a que la situación cambie por sí sola.

Por último, es importante para el bienestar de las mujeres del futuro y de nuestra relación familiar que ¡No seamos ese tipo de madre! Debemos dejar que nuestros hijos crezcan y creen relaciones sanas.

 

Acá te voy a dejar el nombre de psicólogas que pueden ayudar:

Lic. Hellen Cordero 8822 38 23

Lic. Nathalia Núñez A  83255244

 

 


0 pena #SoyUnNuevoCiclo
0 pena #SoyUnNuevoCiclo

¡¡Estamos estrenando masabrazos.cr!!
¡¡Estamos estrenando masabrazos.cr!!

¿Quién es Román Macaya?
¿Quién es Román Macaya?

Tengo 27 días de saber que tengo COVID-19
Tengo 27 días de saber que tengo COVID-19