Vivir con curvas

Vivir con curvas

Tener curvas es lindo, es bonito comprarse una blusa y que el escote se vea hermoso, ponerse un pantalón y rellenarlo.

Ser poseedora de buenas curvas nos da un toque sexy que suele encantar, peroo….¡CÓMO SE SUFRE!

PUBLICIDAD

Y si el asunto es por doble partida, es decir se tiene adelante y atrás ¡se sufre el doble!

¿Cómo que sufrir?

Claro y si no díganme si no es cierto que:

-Es incómodo que le hablen a uno y que no le vean la cara, solo el escote.

-Es raro caminar y al darse vuelta, ver que a nuestras espaldas teníamos ojos pegados al trasero.

-Si el trasero es grande y la cintura chica, cuesta DE-MA-SIA-DO encontrar un pantalón o enagua que talle bien en ambos sitios. Muchas veces hay que arreglarlos y se deforman.

-Los vestidos quedan largos adelante y cortos atrás.

-Un vestido muy ajustado nos hace ver vulgares y uno muy holgado raras. Hay que encontrar la medida perfecta.

-El traje de baño no está pensado para personas con una parte más voluminosa que otra. Uno puede ser M arriba y L abajo, pero nooo ellos juran que uno es parejito. Menos mal en algunas tiendas ya dejan que uno compre las prendas por separado.

-Si tenés muchas teresas, las blusas estilo camisero ¡NO EXISTEN!, las de cuello de tortuga menos.

-Los jeans ajustados en los tobillos para las de caderas anchas y gran trasero ¡NO APLICAN! si no riesgo de parecer pistachón zig-zag.

-Siempre van a haber bromas y comentarios con respecto a esa zona de tu cuerpo. Yo por ejemplo he tenido que aguantarme las miradas y bromitas cada vez que suena la canción: ¡Qué lindo es tu cucu!

 

-Levantarse del asiento en un trasporte público, o bajarse de un carro siempre es un riesgo de exhibición.¡Se nos sale el hilo!

-Cuando subes de peso, el área en cuestión es la primera en aumentar y cuando bajas, la última en disminuir.

-No hay como no sentirse desnudada frente a un grupo de obreros de la construcción, taxistas en una esquina o cualquier grupo de hombres reunidos. (El acoso del que tanto hemos hablado)

-Acumulamos historias de piropos pasados de tono y toqueteos en la calle. (De nuevo el acoso callejero).

Vivir con curvas tiene sus incomodidades, pero sin duda es algo muy nuestro, muy femenino, que también tiene muchas ventajas. Yo amo mis curvas, ya aprendí a vivir con ellas, son mías y van y vienen.

 

 


#YOCONFIESO ¡He sido CELOSA!

#YOCONFIESO ¡He sido CELOSA!

10 batidos verdes saludables

10 batidos verdes saludables

La magia de las series de tv históricas

La magia de las series de tv históricas

MI VIDA CON NAPO

MI VIDA CON NAPO

Las Lola-Pymes

Las Lola-Pymes

El Rey ha vuelto

El Rey ha vuelto

La Universidad de los pequeños

La Universidad de los pequeños

Curiosidades de La Casa de Papel

Curiosidades de La Casa de Papel