Novios Peter Pan

Novios Peter Pan

Mi amiga Marce me dijo que tenía ganas de escribir de esos novios sin apuro, los que felices brincan entre las nubes y nos hacen visita en la ventana, pero ni a palos se traen su traje verde a nuestro clóset.  Ella les dice: ¨Novios Peter Pan¨ y me encantó lo que escribió:

PUBLICIDAD

Las dejo con Marce:

El otro día hablando con un grupo de amigas donde hay mujeres de todas la edades y donde habemos desde solteras hasta viudas, en algún momento, todas llegamos a la conclusión que por nuestras vidas ha pasado algún eterno adolescente!

Son esos Peter Pan, que no importa la edad que vayan sumando, se niegan a comportarse como adultos y a asumir las responsabilidades que la vida de gente “grande” trae consigo, sobre todo si tiene que ver con asumir compromisos.

Algunas de nosotras los hemos aguantado por más tiempo que otras, pero a todas nos tocó aceptar en algún momento, que aunque nos doliera o nos gustara mucho el sujeto en cuestión, no quedaba más que seguir adelante sin ellos, porque ya uno está muy grande para andar criando “manganzones”, como decía mi abuela!

Suelen ser encantadores de primera entrada y tienen un discurso de sí mismos, que es difícil de resistir.

Se saben vender super bien y aunque nos cueste entenderlo nos enamoramos de su gran sentido de libertad y de su empoderamiento. Se ven tan seguros, sin miedo a nada y tan decididos a conquistarnos, que solemos creer que es el tipo de amor con el que nos gustaría quedarnos para siempre, porque se siente muy consistente!!! y las mujeres amamos la constancia!!!

Cuando pasa el encantamiento y empieza la vida real, de repente empezamos a sentir que hay diferencias importantes, no detallitos, entre el producto que nos vendieron y el producto que estamos consumiendo.

Empezamos a darnos cuenta que son parejas con las que, básicamente, vivimos en desequilibrio con respecto al tiempo, al esfuerzo y al compromiso que estamos poniendo en la relación.

Suelen requerir mucha atención y que nosotras nos adaptemos a su estilo de vida. Nuestros horarios terminando adaptándose a sus circunstancias, pero cuando les toca a ellos hacer lo mismo, por alguna razón muy importante, casi que incuestionable, ellos no pueden devolver la misma energía, ni la misma apertura para amoldarse a nuestras necesidades. Habrán excepciones por supuesto.

Más de uno todavía vive en la casa de sus padres, y aunque les encanta la nuestra y pasan temporadas con nosotras, por la razón que sea, nunca quieren irse de aquella otra.

No es raro que empiecen a ausentarse de nuestras actividades, que lleguen tarde a nuestros compromisos y que no sean tan empáticos, ni les preocupe mucho acercarse y conectar con nuestra gente importante.

Cuando nos damos cuenta, empezamos a llenar todos los vacíos y las ausencias con los ratitos maravillosos que sí compartimos juntos. Es como que el tiempo que sí se comparte, nos compensa emocionalmente de la gran ausencia de este tipo de parejas, en el resto de cosas de la cotidianidad.

Una relación no tiene asegurado el éxito porque los dos sean muy maduros o porque ambos inviertan 24/7 en conocerse, pero para empezar una relación y saber si es la que queremos en nuestra vida, sí necesitamos a alguien comprometido a estar ahí para poder compartir y llegar a saber quién es esa persona.

Necesitamos que los miedos y las excusas se acaben y que la gente se disponga a meterse al ruedo a parársele de frente al toro, cuando sea necesario quedarse adentro ¡Y ENFRENTAR! 

El amor no es como jugar “quedó”, es más bien jugar a vernos fijo, sin quitar la mirada.

Es tener el valor de aceptar lo que nos gusta y lo que no y y a partir de ahí decidir si queremos construir algo con esa persona, pero sabiendo con cuántas cartas vamos a jugar cada uno. 

 

Después de leer este texto de Marce me quedé pensando:¡Novios Peter Pan, ni que uno fuera Wendy! Les prometo una segunda parte de esta nota, una en la que una psicóloga nos explique por qué tanta gente es así.


Los ex guapos del fútbol

Los ex guapos del fútbol

Soltera reciclada

Soltera reciclada

Carta a un papá anciano

Carta a un papá anciano

¡MI 11 IDEAL DEL MUNDIAL!

¡MI 11 IDEAL DEL MUNDIAL!

¡4 tipos de hombres secretos!

¡4 tipos de hombres secretos!

Un día en el Hotel Montaña de Fuego

Un día en el Hotel Montaña de Fuego

¡Ana nos montó en un barco a Venus!

¡Ana nos montó en un barco a Venus!

Las mujeres grandes también se tatúan

Las mujeres grandes también se tatúan